Insights

Por: Héctor Francisco Torres, Gerente LHH Colombia

La semana pasada, en el marco de nuestra feria de talento Connect Latam, tuve la oportunidad de moderar un panel cuya conversación central giró en torno a la evolución de las empresas en la valoración del talento y especialmente en lo relacionado con la progresión de carrera y las competencias que el mundo del trabajo exige hoy a las personas. En esa amable charla, coincidíamos en que las habilidades exclusivamente humanas ─a diferencia de lo que sucedía hace apenas una década, cuando el conocimiento y las competencias técnicas se llevaban toda la atención─ acaparan hoy el interés de las empresas, de las áreas de gestión del talento y por supuesto, de las firmas de selección.

En este escenario, hablamos particularmente de la capacidad adaptativa y de la comunicación como aquellas que encabezan la lista de las habilidades exclusivamente humanas que urge desarrollar en las organizaciones. Pero, además de estas dos, ¿Qué habilidades necesitan los líderes de hoy?

Partiendo de la base irrefutable de que los líderes de la tercera década de este siglo tienen el desafío de navegar en un mundo en constante y acelerada evolución, el equipaje necesario para lograrlo de manera exitosa involucra, además del conocimiento, buenas dosis de adaptabilidad, resiliencia, osadía y creatividad, todas ellas en conjunción con la capacidad de dirigir personas y equipos con sentido de propósito y visión de futuro. Sin la pretensión de confeccionar una lista exhaustiva de esas habilidades indispensables para liderar las empresas del futuro, propongo el decálogo de las que, a mi juicio, deben ocupar la atención de los líderes visionarios:

  1. Comunicación efectiva. Un líder sobresaliente debe tener la capacidad de comunicarse de manera intencional, clara y persuasiva. Esto implica escuchar activamente, expresar ideas de manera precisa y adaptar el mensaje, sin caer en la manipulación, según la audiencia.
  2. Agilidad y proactividad en la toma de decisiones. Los líderes deben tomar decisiones informadas y rápidas. Esto implica evaluar opciones, considerar riesgos, beneficios, y actuar con confianza.
  3. Inteligencia emocional. La capacidad de reconocer y gestionar las propias emociones, así como comprender las emociones de los demás, es crucial para liderar equipos de manera efectiva.
  4. Inspiración. El liderazgo contemporáneo demanda la capacidad de orientar, motivar y fidelizar a las personas y a los equipos. Inspirar a otros a alcanzar sus objetivos es fundamental para el éxito organizacional.
  5. Trabajo colaborativo. Cooperar con otros, fomentar la diversidad de pensamiento y construir relaciones sólidas son habilidades esenciales para un líder empresarial que entienda su rol desde la perspectiva de que su labor consiste en contribuir a través de otros, nunca solo o de manera aislada.
  6. Adaptabilidad. Ahora más que nunca en la historia empresarial del mundo, los líderes deben tener mentalidad flexible y capacidad de operar en nuevas circunstancias y en entornos cambiantes.
  7. Empatía. Reconocer el valor de la diversidad y comprender las necesidades y preocupaciones de los demás es fundamental para construir relaciones positivas y así fomentar un ambiente de trabajo saludable y productivo.
  8. Visión estratégica. Los líderes deben tener una posición predictiva del futuro y ser capaces de trazar un rumbo para la organización sopesando oportunidades, riesgos y amenazas, y siempre procurando transmitir su visión con optimismo.
  9. Ilustración tecnológica. En la era digital, comprender las últimas tecnologías y saber cómo aplicarlas en el negocio resulta crucial para anticiparse al futuro.
  10. Resiliencia. Los líderes deben enfrentar desafíos con determinación y aprender de los fracasos. La resiliencia es clave para superar obstáculos, capitalizar los errores como fuente de conocimiento y seguir adelante.

A pesar de los acelerados avances tecnológicos, estas habilidades aún no han podido ser sustituidas por la inteligencia artificial y no avizoramos que las reemplacen en el corto plazo.  Por ello resulta conveniente para los líderes experimentados, para quienes ambicionen serlo y para las personas que están en proceso de búsqueda de posiciones de liderazgo, revisar concienzudamente las brechas existentes y definir planes para cerrarlas con prontitud y determinación, recordando siempre que un líder empresarial exitoso requerirá mucho más que competencias tradicionales de gestión. Aquellos que puedan cultivar y desarrollar estas habilidades exclusivamente humanas estarán mejor posicionados para prosperar en el paisaje empresarial del mañana.

Mapa del sitio

¿Quieres conocer más sobre nuestras soluciones?

Contáctanos

PQRS