Insights

Por: Mela Velásquez, Gerente Transición de Carrera

El networking es mucho más que conocer y saludar gente en eventos sociales o profesionales. Es un estilo de vida. Una mentalidad de estar abierto a escuchar, recordar, ayudar y genuinamente, hacer que la otra persona se sienta importante al destinarle toda la atención durante el tiempo que dure el encuentro, casual o programado, para finalmente crear y nutrir una relación cercana. 

Ahora, el networking estratégico por definición, es un proceso sistemático que permite construir y mantener una red de alianzas personales y profesionales que se van a consultar a lo largo de la vida personal y profesional. Y aunque parezcan dos temas aparte, es una continuación el uno del otro, porque finalmente, un networking estratégico se basa en la confianza, y la confianza arranca por establecer una relación empática con las demás personas, lo que lo invita a estar al servicio de los demás y a cambiar o fortalecer su mentalidad para establecer lazos de amistad.

En el mundo de transición de carrera, y si hablamos también de gerencia de carrera, el manejo del networking o red de contactos es la joya de la corona de la metodología y el camino al éxito. Recuerde que, al estar en búsqueda laboral, o de crecer en el mundo corporativo, la red va a acelerar sus posibilidades: le va a dar información actualizada y de valor, va a ayudar a explorar caminos y alternativas a sus proyectos, puede conectar con actores claves que pueden abrir oportunidades o cerrar decisiones, y le permite explorar posibilidades, opciones, alternativas que lo obligan a revisar su plan para tomar acciones que lo lleven a cumplir su objetivo.

Entonces, ¿cómo crear y fortalezco una red?

Lo primero es revisar y organizar la red: la gran base de información con nombre, mail, celular, linkedIn, empresa, fecha del último contacto y comentarios.  Además de estos datos, lo invito a que los clasifique en tres categorías: conocidos, aliados, o patrocinadores. ¿Esto qué quiere decir? 

  • Conocidos: personas que lo conocen, le pueden hacer favores pequeños, pero no conocen su capacidad laboral. Acá entran la red de papás de amigos de sus hijos, sus compañeros de colegio/universidad con quienes no hablan mucho, contactos de redes sociales. 
  • Aliados: éstos, además de conocerlo, saben de su capacidad laboral. Trabajaron con usted, lo conocen en un ambiente laboral y lo pueden referenciar.
  • Patrocinadores: este grupo de personas, además de conocerlo muy bien, son las personas que se interesan por su proceso y hacen que las cosas pasen, es decir, organizan un almuerzo, una reunión para presentarlo a un contacto importante, porque saben que las dos partes se van a beneficiar de la nueva relación.

Una vez organizada y clasificada la base de datos, ya puede empezar a crear la estrategia para abordarla, de manera genuina y auténtica, en función de nutrirla y fortalecerla.    

Entre algunas herramientas que le pueden ser útiles para crear esa estrategia, es indispensable empezar por definir dos cosas: ¿qué quiere lograr de ese encuentro? (presencial, via whatsapp, linkedin) y ¿qué quiere que esa persona se lleve o recuerde de usted, una vez termine el encuentro?  

Con estos dos objetivos claros, estos siguientes pasos le pueden ayudar a ejecutar esa reunión:

  1. ¡Salude! Que sea agradable leerlo o conversar con usted. 
  2. Explique un contexto muy corto. Este no es el punto principal.
  3. Entregue su mensaje: ¿qué quiere lograr de este encuentro? ¿Una referencia? ¿Una reunión? ¿Una solución? ¿Un consejo?
  4. Pregunte: asegúrese que los dos estén en el mismo punto de la conversación, y ofrezca ayuda o algún servicio que pueda beneficiar al otro. Es un encuentro de doble vía.
  5. Confirme: garantice que su objetivo y entrega de mensajes fue claro. Puede repetirlo.
  6. Agradezca, el tiempo, la atención, y el espacio.

Adicionalmente, haga sentir a la otra persona bien, importante, sin ser adulador. Genuinamente dígale algo bonito, que lo haga sonreír, de manera profesional. Puede agradecer su opinión porque para usted la otra persona es un gran referente de mercado, puede admirar su rol o su compañía, su trato con los demás y con usted. Regálele flores. Acostumbrémonos a regalar flores y palabras bonitas. 

Y siempre recuerde cada palabra y cada expresión que la otra persona compartió, para que usted pueda ayudarlo y conectar en un futuro corto, con algo que, durante ese encuentro, usted identificó y que era importante para su interlocutor. Eso garantizará que la relación continúe. 

No somos seres de 1 solo espacio relacional. Siempre vamos a volver a coincidir, a tener gente en común, a volvernos a encontrar, y si no es por casualidad, muy seguramente será porque lo podemos crear y podemos impactar de manera positiva la vida de la otra persona.

¿Y ahora, por dónde empezar?

  • Implemente un método de seguimiento a su red de contactos
  • Utilice las redes sociales para crecer su red
  • Afíliese a organizaciones profesionales 
  • Ofrezca sus servicios de manera voluntaria
  • Permanezca conectado con sus antiguos compañeros de trabajo y con su red personal
  • Garantice su siguiente contacto!

Próximamente vamos a tener los networkings presenciales en LHH. Inscríbase, prepárese. Esté abierto a compartir su historia y a escuchar la de los demás. Tome nota de todos los contactos nuevos. Haga seguimiento. Entregue valor en las interacciones, y especialmente, ¡sea usted! Auténtico, genuino y dispuesto a crear una nueva relación con las personas a su alrededor.

Bienvenidos a este nuevo estilo de vida, donde alimentar la red, regalar una palabra bonita y estar abierto a escuchar y crear lazos, es una receta de éxito a largo plazo.

Mapa del sitio

¿Quieres conocer más sobre nuestras soluciones?

Contáctanos

PQRS