Insights

Por: Héctor Francisco Torres, Gerente General LHH Colombia

En el dinámico paisaje organizacional de hoy, la movilidad del talento ha emergido como un factor crucial para el éxito y la diferenciación de los negocios. Esta práctica no se limita simplemente a la rotación de empleados en diferentes roles, funciones y proyectos dentro de una empresa, sino que implica un enfoque estratégico que abarca el desarrollo profesional, la fidelización del talento, el aumento del compromiso de las personas, el aprovechamiento del conocimiento interno, el fortalecimiento de la cultura organizacional y la reducción de los costos de contratación. Todos estos elementos convergen para crear una fuerza laboral ágil y resiliente, que a su vez aporte de manera diferenciada al logro de las metas, especialmente si consideramos que el acceso a la tecnología ─antes limitado y costoso─ hoy es accesible para casi todos los negocios.

Desarrollo profesional. Cuando las organizaciones asignan a los empleados a diferentes áreas, funciones y proyectos de manera planificada y alineada con la estrategia, promueven la adquisición de nuevas habilidades y experiencias, a la vez que dinamizan las carreras de sus talentos. Este enfoque no solo beneficia a los individuos, sino que permite a las empresas contar con una fuerza laboral versátil y capacitada para enfrentar desafíos cambiantes. Además, el desarrollo profesional promovido por la movilidad del talento aumenta la satisfacción laboral y la lealtad de los empleados pues, en general, las personas aprecian a los empleadores que invierten en su desarrollo y están más dispuestos a permanecer y contribuir de manera diferenciada en el largo plazo.

Fidelización del talento. Las oportunidades de progresión profesional afianzan en las personas el sentido de pertenencia y las opciones de crecimiento continuo reducen las cifras de rotación no deseada. En una cultura de movilidad del talento, los empleados se sienten valorados cuando se les ofrece la oportunidad de ampliar sus habilidades y explorar nuevos desafíos dentro de la misma empresa. Además, al invertir en el desarrollo de competencias clave, las organizaciones envían un mensaje claro sobre su interés en el crecimiento y éxito de las personas, lo que fortalece los lazos emocionales entre la empresa y sus empleados. 

Aumento del compromiso. Al brindar a los empleados la posibilidad de experimentar diversos roles y responsabilidades, se fomenta un ambiente de trabajo dinámico y estimulante, se fortalece la conexión con el propósito y los valores de la empresa y crece la motivación para contribuir al éxito de la organización en diferentes capacidades. Cuando las personas perciben que su trabajo importa se convierten en defensores de la marca empleadora y contribuyen a crear una cultura de trabajo positiva y colaborativa.

Aprovechamiento del conocimiento interno. La movilidad del talento permite a las organizaciones maximizar el conocimiento y la experiencia de su fuerza de trabajo en beneficio de la estrategia y los objetivos empresariales. Al alternar a los empleados en diferentes funciones, se facilita el intercambio de ideas, mejores prácticas y perspectivas entre equipos diversos. Este flujo de conocimiento interno no solo impulsa la innovación y la resolución de problemas, sino que fortalece la cohesión y la colaboración dentro de la empresa. A este respecto, las iniciativas de mentoría también juegan un papel crucial al conectar a los empleados con líderes y colegas que pueden guiarlos en su ruta de crecimiento, por lo que se constituyen en un mecanismo valioso para conservar el conocimiento al interior de la organización.

Fortalecimiento de la cultura. Dejar de lado la creencia de que la progresión de carrera solo se logra a través del ascenso jerárquico y en su lugar tomar acciones específicas de movilidad interna robustece los cimientos de una cultura organizacional sólida y adaptable. Mediante el impulso de la diversidad de experiencias y perspectivas, las organizaciones enriquecen su tejido cultural y promueven la inclusión y el respeto mutuo. Además, al brindar oportunidades equitativas de desarrollo y crecimiento a todos los empleados, se refuerza la confianza en el liderazgo y se promueve un sentido de equidad y justicia dentro de la empresa. 

Reducción de costos de contratación. Invertir en el desarrollo y gestionar adecuadamente la movilidad del talento trae beneficios visibles en el estado de resultados, pues se reduce la necesidad de contratar talento externo, la dedicación de tiempo en los procesos de adaptación e integración a la empresa y a menudo los gastos asociados a la desvinculación. La movilidad del talento permite a las empresas llenar vacantes clave con empleados internos que ya están familiarizados con la cultura, los procesos y las expectativas de la organización, lo que reduce los costos de atracción, contratación y formación de nuevos empleados.

Llegó el momento de sustituir el arraigado dogma de que el talento es reemplazable por la convicción de que es renovable a través de la implementación de una cultura de movilidad del talento en la que se percibe, aprecia y aprovecha el potencial de cada individuo y se brindan oportunidades de desarrollo en cada momento de la carrera individual, en beneficio tanto de la empresa como de la persona.

Mapa del sitio

¿Quieres conocer más sobre nuestras soluciones?

Contáctanos

PQRS